¿Está bien mi web?

 

Esta pregunta resuena muchas veces en las llamadas y consultas de nuevos clientes. Saber si una web está bien, es una pregunta que no tiene una única respuesta. La respuesta a esta pregunta es más bien otra u otras preguntas.

 

Para que una web esté bien, vamos analizar brevemente algunos puntos y si los puede cumplir. Veamos:

 

¿La web cumple con los objetivos para los cuales se ha propuesto?

¿Queremos vender productos, que nos soliciten información sobre nuestros servicios, que se suscriban a nuestra newsletter o que naveguen por diferentes páginas?

La arquitectura de la información tiene que estar dispuesta para que se cumpla el objetivo de la web. Muchas veces para que se cumplan estos objetivos vamos a necesitar el apoyo de otro medios, como redes sociales, publicidad en buscadores, artículos en otras web, acciones offline, etc.

También será importante contar con herramientas de analíticas como Google Analytics, Search Console, entre otras para verificar el tráfico mensual y la consecución de objetivos.

 

¿Los usuarios encuentran lo que buscan?

Al entrar en nuestra web el usuario debe poder navegar por los apartados y encontrar lo que busca lo más rápido posible. La regla de los tres clics dice: si un usuario necesita hacer más que eso para que encontrar lo que busca, es que la web debe mejorar.

 

¿El diseño es elaborado y coherente con la imagen de marca?

En general este punto tiene una connotación de gusto personal, pero no vale todo. Un diseño claro, una tipografía legible, la disposición de los elementos gráficos y audiovisuales en la página tienen sus reglas. Existe además una serie de consideraciones sobre el hábito de los usuarios, que un profesional tendrá en cuenta a la hora de diseñar la web.

 

¿La web está optimizada tecnicamente?

Hay varios factores que juntos responden a esta pregunta:

  • Web adaptada para diferentes pantallas (ordenadores, portátiles, tablets y móviles)
  • Velocidad de carga
  • Web indexada en buscadores (para que aparezcan en las búsquedas)
  • Cumplir con los requisitos legales y certificados (SSL, LOPD, versiones actualizadas, etc)
  • Contenidos corregidos y con volumen de palabras adecuado

 

¿Es fácil cambiar el contenido de la web?

Ha pasado el tiempo donde hacer una web era algo estático y permanente. Una web es algo vivo, así como el negocio. Es importante que tanto la interfaz de edición como la web visible permitan la posibilidad de realizar cambios fácilmente, si no por el propio personal, por una empresa o profesional que esté asequible.

 

¿Los usuarios tienen motivos para volver a la web?

Debemos buscar una estrategia adecuada para que los usuarios que nos conozcan quieran volver a nuestra web, para mantener el vínculo con nuestra marca. Sabemos que depende del caso, pero de manera general, la web se transforma en nuestra sede virtual que está disponible 24/7 y debemos sacar partido de esto.

 

Si somos capaces de contestar a todas estas preguntas podremos tener una idea general de cómo está de bien nuestra web.

¿Has podido contestar a estas preguntas? Si quieres obtener un análisis más completo, ponte en contacto conmigo. ¡Quiero ayudarte!

Lucia Prade

 

Lucia prade

Especialista en Marketing Digital

Acompaño a personas que quieren reflejar en internet la esencia de sus marcas. Mi motivación es ayudar a las PYMES a transitar por el extenso y variado mundo digital de manera asertiva y rentable.

 

Objetivos SMART para tu plan de marketing digital


Cuando definimos cuáles son los objetivos que queremos alcanzar con nuestro plan de marketing digital, lo primero a tener en cuenta es que deben estar alineados con los valores del negocio.

Es de extrema importancia este punto, porque hacen parte de la estructura del negocio, y si no parten de allí, perderán su sentido más adelante.

 

Los objetivos deben ser S.M.A.R.T. sigla que es utilizada para denominar cinco características de nuestro objetivo para que tenga alguna posibilidad de que se cumpla.

S – “Specific”: Específico, para que se vea claramente de qué se trata, cómo, dónde y cuando lo vas a lograr. Por ejemplo, un objetivo inespecífico seria “conseguir seguidores”. Para que podamos “aterrizarlo” tenemos que especificar, cuantos seguidores, en qué red social, en cuánto queremos aumentarlo, y en qué plazo se tiene que cumplir.

M – “Measurable”: Medible, porque, ¿Cómo sabremos que lo hemos logrado? Habrá que definir la forma de medirlo, para poder certificar si se cumplen o no. Se puede medir en porcentajes o en números.

A – “Achievable”: Alcanzable de acuerdo con la realidad interna de la empresa. Si no dispongo de recursos para alcanzar mis objetivos no podré alcanzarlos. Es necesario conocer el entorno y reconocer los recursos que se cuenta, desde el presupuesto, las personas, las capacidades, el tiempo y las herramientas necesarias.

R – “Realistic”: Realista, que respondan a una necesidad de tu marca. Además puedes preguntarte si estás en la disposición de proponerte tal objetivo. 

T – “Time-Bound”: A tiempo, para que se pueda saber el plazo en que se debe conseguir el logro. Si tenemos poco plazo puede ser que el objetivo no se cumpla por ese motivo.

 

Ejemplos de objetivos SMART:

  • Terapeuta: Aumentar 20% la base de leads que se registran en el sitio web al descargar lead magnet, en los próximos 6 meses.
  • Tienda de muebles: conseguir 25 reservas por mes de atención exclusiva en la tienda en los próximos 3 meses.
  • Escuela: Matricular un 15% más de alumnos con respecto al año anterior.
  • Empresa de consultoría: Conseguir 20 solicitudes de presupuesto por mes en los próximos 6 meses

 

Envíame una consulta para que juntos podamos elaborar objetivos SMART para tu negocio. ¡Quiero ayudarte a crecer!

Lucia Prade

 

Lucia prade

Especialista en Marketing Digital

Acompaño a personas que quieren reflejar en internet la esencia de sus marcas. Mi motivación es ayudar a las PYMES a transitar por el extenso y variado mundo digital de manera asertiva y rentable.

 

Internet es el repositorio de información para cualquier marca, y el lugar donde se basan innumerables decisiones de compra a cada instante.

Cualquiera de nosotros, antes de comprar o contratar algo, hacemos una rápida investigación sobre una marca y buscamos las opiniones de otros clientes. De ahí la fundamental importancia para un negocio, la formulación de un plan de marketing digital y de tener «los deberes hechos» en este medio de comunicación. Muchos podrán decir que no tienen presupuesto para sostener una asesoría en comunicación, hasta que comprenden que si no se siembra, en la temporada siguiente no hay cosecha. Prospectar nuevos clientes y fidelizar a los habituales es una obligación de cualquier negocio sano, y un indicio del estado de una marca.

Una marca se construye cada día. Independientemente que haya conciencia de ello. Cuando se planifica la comunicación hacia el posicionamiento que ha sido estudiado y decidido, es cuando se toma las riendas de su propia marca. 

En el caso de que no se haga, la marca también estará en construcción, pero en ese caso, se quedará a la deriva de lo que diga el mercado, y no estará enfocada en lo que realmente la hace diferente. Si no decimos quienes somos, alguien dirá por nosotros. Además, no decir nada sobre una marca es también comunicar algo.

Tras un breve análisis, quizás algunos emprendedores encontrarán que la imagen que se transmite no es coherente con los valores de la empresa, que no está comunicando lo que realmente es. En el peor de los casos ni siquiera sabrá que esto es así por ignorar lo que se dice. En ocasiones verán cómo la competencia está comunicando bien quienes son (o incluso comunicando más de lo que son), y podrán pensar que su negocio lo hace mejor, ¡pero no lo comunica!

Muchos pueden darse cuenta de esto cuando los esfuerzos para remontar y empezar a ir en la dirección que quieren, ya se acumulan en grandes estragos. La jornada de los emprendedores ya es harta compleja como para tirar a la basura los esfuerzos en hacer crecer su negocio. El marketing digital es uno de los pilares de las PYMES del siglo XXI, puede ser que funcione sin una comunicación planificada, pero trabajar de forma estratégica es un camino imprescindible para los emprendedores que quieren crecer y dar sentido a su marca.

Reconocer que una marca cumple un papel en la sociedad y que pueden haber muchas maneras de comunicar un mismo mensaje es el primer paso para formular qué hay para decir sobre ella. ¡Coge tu altavoz y empieza a hablar!

 

Lucia Prade

 

Lucia prade

Especialista en Marketing Digital

Acompaño a personas que quieren reflejar en internet la esencia de sus marcas. Mi motivación es ayudar a las PYMES a transitar por el extenso y variado mundo digital de manera asertiva y rentable.