Sobre mí

Mi relación con el marketing y la comunicación ha pasado por diferentes etapas y ciclos, como si fuese una relación sentimental. Cuando acabé mi licenciatura en Comunicación Social y Marketing, decidí dejar el marketing porque no me motivaba trabajar para promocionar y vender cosas que quizás yo no compraría. Pero mi don hacia las nuevas tecnologías y la comunicación es nato, y por eso en mis trabajos y actividades nunca he podido dejar de dirigir mis tareas hacia esa área.

Cuando empecé a colaborar en el área de comunicación de la escuela de filosofía, descubrí que podía hacerlo bajo un enfoque distinto: comunicar aquello que realmente me ilusiona. Y fue el matiz que me faltaba para reconciliarme con el mundo de la comunicación y del marketing otra vez.

Desde entonces resolví hacer asumir mi lado comunicadora y trabajar como autónoma en proyectos que me apasionan y que, de cierta forma, hablen también de mí. De esa manera puedo ofrecer a mis clientes el valor añadido de hacer un buen trabajo, conectando con su esencia y comunicándolo de la mejor manera posible, y además realizarme profesionalmente.